jueves, 1 de diciembre de 2016

Con mi @lelo y mis @Vanessaheels_ me vuelvo lela



Había sido un día de perros... tan sólo deseaba llegar a casa, quitarme estos tejanos tan ceñidos y relajarme... relajarme a base de bien.Tanto paseo repartiendo currículum me había dejado un poco tocada en lo anímico y necesitaba una buena carga de autoestima.
Llegue a casa, corrí el pasillo de casa desnudándome, sabia muy bien donde iba, sabía muy bien lo que necesitaba y quería.

El pasillo de casa parecía un vestidor improvisado... las deportivas por aquí, la blusa por allá y el sujetador más allá...

Eché mano del cajón del placer, cogí esa bolsita negra brillante de tacto sedoso.

Entré al vestidor me calzé los @Vanessahells__ los negros con las solapas blancas.. y me fuí delante del espejo. Me encanta como me estilizan..  como me levantan el culo, lo largas que me veo las piernas. 
Mientras me miro voy metiendo la mano en la bolsa negra... esa sedosa que os comentaba...  y saco mi @lelo... menudo juguetito, es mi preferido...
Le di al interruptor de encendido, puse la vibracion más lenta y empecé a frotármelo por encima del tanga, recorriendo mi rajita, notando esas tenues pero deliciosas vibraciones. A la vez que me miraba al espejo y veía como se me ponían duros los pezones. Mi entrepierna empezaba a humedecerse, lo notaba... las palpitaciones de excitación de mi coño me pedían que le diese una marxa más al @lelo y así hice. Y no sólo eso, sino que también cambie el ritmo, me encanta ir increccendo y ese es el ritmo que escogí, el que va aumentando aumentando aumentando... y luego vuelve a empezar...

Los espasmos de placer del orgasmo que estaba apunto de llegar empezaban a provocarme flaqueos en las piernas. Así me llegó el primero, de pie con temblores en las piernas apollada de una mano delante del espejo, entre jadeos. Era el momento de continuar tumbada.

El sofá me quedaba más cerca que la cama. Fui i me dejé caer, boca arriba y con las piernas abiertas.... necesitaba más i más. Puse la marcha más rápida del @lelo y el ritmo constante... seguía rozándome por encima del tanga, empapado ya, pellizcándome los pezones duros como piedras. Entremedio de pellizcos y es tirones llegó el segundo...
Pero quería más aún, necesitaba un orgasmo por cada uno de los rechazos laborales que había tenido ese día. Llevaba un par pero aun me quedaban algunos por compensarme.

Me puse a cuatro patas en el sofá, mi postura preferida para ser follada. Continúe con las fregas, el lelo estaba completamente mojado y mi coño necesitaba ser penetrado, que mas necesitaba? Aparté el tanga con la misma mano del juguetito y lo empecé a meter suavemente. La verdad es que entraba solo, casi succionado por mis ganas, me resistía a meterlo de golpe, aunque me moría de vicio, pero me encanta notar esas vibraciones dentro de mi, por eso fue un paso muy lento, pero  una vez ya dentro no había vuelta atrás, movimientos continuos de dentro a fuera con decisión pero un ritmo suave. A la vez que los jadeos se volvían gemido iba aumentando el ritmo de mi mano. El tercero ya estaba ahí. Pero aún no tenis suficiente, mi coño seguia chorreando, necesitaba que me follasen, pero allí solo tenia mi @lelo... o no... alguien estaba llegando a casa... 




Así era, mi marido llegaba en el momento justo en el que lo necesitaba. No hicieron falta palabras, me vio y ya sabia lo que tenia que hacer.

 Se acercaba con decisión, desabrochandose los pantalones y desnudandose de cintura para abajo, a la vez que me despojaba de mi empapado tanga.

 Se puso cachondo nada mas ver el panorama. Yo a cuatro patas desnuda, jugando con mi lelo y montada en los @VanessaHeels_ al bajar los boxer ya tenia la polla bien dura. Y y yo mas mojada que en toda la tarde, volví a ponerme a cuatro patas y...

... y aquí tampoco ya tampoco hacen falta mas palabras...


Fin




martes, 29 de noviembre de 2016

sábado, 10 de septiembre de 2016

Relato enviado por @parejalokitos2

Este relato nos lo envían los queridos amigos twiteros @parejalokitos2... disfrutadlo! 


Aquella tarde Lokita vino a buscarme al salir del trabajo. Traía puesto un precioso vestido negro de algodón, ajustado como un guante, y sandalias de cuña con tiras hasta la rodilla.
El vestido se ceñía a su cuerpo como una segunda piel, dejando adivinar que la ropa interior o estaba en su bolso o simplemente no estaba. Sus pezones se pusieron duros cuando vio mi sonrisa al contemplarla haciendo que la gente se diese la vuelta para mirarla mientras se alzaba sobre la punta de sus pies para besarme. Parecía una diosa.

Me miró con cara de pícara y me pidió que fuésemos al parking donde había aparcado el coche.
Conozco a Lokita, y la sola idea de que hubiese tramado algo para mi, hizo que bajo mi pantalón comenzase a fluir y a palpitar con fuerza la sangre que irriga las venas de mi miembro.


Había aparcado el coche en la última planta del sótano. Un lugar lúgubre y oscuro donde apenas dormitaban media docena de vehículos. No había más luz que la que entraba por los sucios ventanucos que daban a un patio interior sin vida.
Al llegar allí, mientras sus manos apretaban con deseo mi entrepierna, me dijo solo tres palabras: “Estoy muy caliente”
Sin pararse a comprobar si había alguien allí, algo bastante improbable, levantó despacio su vestido, que se deslizó con un sensual sonido hasta dejar a la vista sus caderas perfectas y su sexo recién rasurado. Mi miembro se convirtió en piedra y sin más prolegómenos, Lokita se agachó sobre las cuñas de sus sandalias en una postura sexy y provocadora a la vez que obscena..
Bajó despacio la cremallera de mi pantalón, relamiéndose mientras clavaba en mis ojos su ardiente mirada de miel y almendra. Metió con cuidado una mano y sacó mi verga y mis huevos sin molestarse en desabrochar el botón ni el cinturón. Le encanta verla así, asomando erecta sin quitarme la ropa. A su disposición.



Comenzó a mover su mano arriba y abajo muy despacio, recreándose, mirándola y acercándola a su cara. Gemíaexcitada cuando la tomó con su boca húmeda, caliente y suave como la seda.
Lamía con su lengua, sorbía mi glande empapado en saliva y tragaba hasta el fondo aumentando el ritmo de su mano y sus gemidos con mi verga erecta palpitando para ella.
Su excitación iba en aumento. Aquel lugar, la posibilidad de que nos sorprendieran en aquella situación, su sexo desnudo y expuesto tan cerca del suelo, que entre sus pies comenzaba a aparecer gotas de su propia humedad…mmmm estaba empapada y eso era algo que me ponía a cien.
Cuanto más se excitaba, más saliva empapaba su insaciable boca, y pronto comenzó a escurrir por su mano y mis huevos mientras escuchaba el sonido de su bocatragando y tragando…
Entonces vi un movimiento en un coche cercano aparcado en un rincón oscuro de aquél sucio garaje. En el interior había un hombre joven que, verga en mano, no perdía detalle de aquella mujer con el vestido por la cintura y sin braguitas que estaba poniéndose morada de verga a solo unos metros de su ventanilla.
Miré alrededor y comprobé que no había cámaras.
Y entonces tuve una idea perversa.
“Sigue chupando, no pares, hay un muchachote viendo lo cochinita que es mi chica”
Ella obedeció. No miró, pero la intensidad de las embestidas de su boca y sus gemidos ensordecidos por mi polla aumentaron notablemente indicándome que le encantaba lo que acababa de decirle.
Ante la mirada atónita del muchacho, la agarre del pelo, suave pero firme, y la obligué a ponerse en pié.
Le dí la vuelta y hundí mi mano entre sus nalgas con firmeza tirando hacia atrás obligándola a arquearse con el culo doblegado a mis bruscas caricias. Estaba empapada, completamente empapada. Más que nunca.
“Ahí lo tienes, pajeándose a tu cuenta”
“Mmmmmssssiiihhhh” gimió como una perra en celo moviendo su culito en mi mano que cada vez estaba más mojada con su flujo hirviente.



Y entonces me decidí.
La acerqué cogida del pelo hasta la ventanilla del coche del muchachote, que nos miró con cara de susto mientras su mano sujetaba una verga de considerables proporciones con las venas a punto de explotar.
“Si bajas la ventanilla le dejo que te eche una mano.”
Le dije sonriendo con malicia sin dejar de meterle mano a Lokita que apoyó sus manos confirmando mi oferta en la puerta de aquel coche.
El muchacho accedió en silencio y bajó la ventanilla. De un tirón bajé la parte superior del vestido de Lokita dejando al descubierto sus turgentes pechos de manzana con los pezones apretados y erectos como para cortar cristal.
Ella metió la cabeza y medio cuerpo dentro, estaba excitada como nunca la había visto y su mano se hizo con urgencia con aquella enorme verga que apenas podía abarcar con sus dedos.
Mientras movía su mano arriba y abajo lentamente, besaba al muchacho con tanta ansia que podía escuchar el sonido se su lengua encharcada de saliva en la boca de aquel afortunado chaval.
Seguí acariciando su sexo desde atrás y hundí tres de mis dedos en él. Ella culeaba poseída por la lujuria.
“Se que estás deseando meterte ese pollón en la boca, hazlo” le dije empalmado como un caballo ante una yegua en celo. No había acabado la frase y ella ya tenía aquella enorme verga en la boca. Gemía, chupaba, lamía y tragaba mientras al chaval se le ponían los ojos en blanco. Lokita sabe lo que hace con la boca, vaya si lo sabe. Mientras él toqueteaba torpemente las tetas de mi chica, decidí penetrarla allí mismo.
Clavé mi verga de un solo empujón y ella arqueó la espalda con una expiración lujuriosa. Un hilo de baba unía su caliente boca a la verga del muchacho. Con mi segunda embestida, volvió a meterla en su boca y tragó a fondo. Quería clavarse bien dentro aquellas dos pollas que la estaban llevando al extasis.
Bombeé con fuerza. Ella no podía dejar de comerse aquella polla y la situación era tan excitante para ambos, que se corrió sin soltar la verga que follaba su boca. Depués me corrí yo en su coño empapado. Estaba tan excitado que mi verga seguía como una piedra,bombeando mientras el semen comenzaba a escurrir por el interior de sus muslos de hembra.
Entonces explotó el chaval. En la boca de mi chica.
Ella seguía gimiendo y moviendo su mano arriba y abajo, acompañándolo en su orgasmo mientras tragaba la abundante juvenil descarga de semen sin sacarla de su boca ni un instante.


Y siguió comiendo hasta dejarla impecablemente limpia. Su mano parecía negarse a soltar aquel miembro que la desafiaba a seguir allí pegada. Le dio un morreo al muchacho poniéndolo perdido del semen que no había sido capaz de contener. Tiré de nuevo de su pelo y la arranqué de la ventanilla del coche de nuestro “amiguito”
“Has tenido bastante, mi amor?” le dije limpiando la comisura de sus labios con mi pañuelo.
“Si. De momento”
Nos subimos a nuestro coche y nos fuimos a casa.
Esa noche follamos como posesos. Sexo salvaje. Sexo cómplice. Sexo de Lokos el uno por el otroSexo de te como entera. Sexo de me vuelves Lokito.
FIN

lunes, 16 de mayo de 2016

@OpaloBlau



Primer asalto

Conducía hacia su casa algo nerviosa, por no decir histérica.
Por algo iba a ser mi primer trio, y encima con una pareja tan morbosa y excitante como ellos.

Podía notar el roce del liguero bajo mi vestido y eso me excitaba mucho.

All llegar a mi destino me puse los taconazos y me dirigí con paso firme hacia su casa.
Al contestar una voz femenina al timbre un escalofrío de excitación recorrió mi espina dorsal y no pude evitar mojar el tanga.

Tras la puerta me encontré a una pareja sonriente, cosa que me dio confianza y yo también sonreí. 
Entré y tras presentarnos decidimos tomar algo en el sofá.
Yo no soy de beber, pero decidí que un poco de vino no me haría daño.

Así, entre vino y palabras traviesas, cada vez cogía mas confianza, y, para que mentirme, los pezones me dolían de lo cachonda que me estaba poniendo.

Poco a poco nos acercamos mas hasta que mis piernas y las de ella se rozaron, haciendo que gimiera sin querer, a lo que ella reaccionó con una media sonrisa y de pronto me besó.

Fue un beso cálido, húmedo, travieso, mientras acariciaba mi pelo.
De pronto noté dos manos deslizándose por mi cintura. Pude deducir que eran las de él.

Para aquel entonces me di cuenta que de verdad íbamos a jugar.

Sus manos descendieron hacia mis caderas mientras ella mordía suave mi labio y jugaba con mis pechos.

Terminado el beso abrí los ojos y pude ver a ella situada delantee de mí a punto de agacharse para lamer mis duros pezones, y a él lo podía notar detrás mío, bajando sus manos hacia mi entrepierna y llevándome con fuerza hacia atrás, notando su polla semi erecta.

En esos momentos yo solo podía gemir con los ojos entrecerrados, y más cuando él me susurró al oído lo mojada que estaba mientras colaba sus dedos en mi tanga.

Me estaba volviendo loca de placer y alargué mis manos al precioso culo de ella un poco tímida, mientras miraba como succionaba juguetona mis pezones.

De pronto noté como me inclinaban sobre el sofá y, con una mirada cómplice entre ellos, empezaron a lamer y succionar cada rincón de mi cuerpo.

Yo solo podía jadear con los ojos cerrados por el placer y tocar con mis temblorosas manos la piel que encontraba a mi paso.

Notaba como poco a poco me quitaban el sujetador y el tanga, dejándome tan solo con las medias y los tacones.

Cuatro manos recorrían mi cuerpo, podía sentir dos lenguas jugando sobre mi piel y yo me moría de placer.

Algo acarició mis ojos cerrados, parecía una suave venda. Unos brazos fuertes me levantaron y me llevaron hacia lo que parecía una cama.
Pude notar como unas manos femeninas ataban mis manos al cabecero de la cama.
No pude evitar gemir muy fuerte y separar mis piernas, dejando expuesto mi húmedo sexo.

Dos lenguas se deslizaban sobre mi hinchada y ardiente entrepierna mientras respiraba entrecortado.

Noté unos delicados dedos, los de ella, jugando con mi clítoris, preparándome, y como un dedo se introducía en mi interior con facilidad, seguido de un segundo dígito.

En ese momento solo podía agarrarme fuerte del cabecero mientras jadeaba.

Un suspiro de decepción se escapó de mis labios al notar como se alejaban esos complacientes dedos.
Mi decepción duró poco, pues enseguida los dedos fueron reemplazados por una dura y ardiente polla que entraba en mi poco a poco mientras unos labios deliciosos jugaban con mi pecho.

Jadeé al notar como levantaban mis caderas y me penetraba hasta el fondo.
Podía notar las manos de ella sobre mi pecho, deborándome, mientras él se movía lentamente dentro de mí.

En esos momentos solo se oían mis jadeos y el chocar de nuestros cuerpos. 

Ella bajó una mano hacia mi clítoris lo que me hizo enloquecer tirando fuerte del cabecero.
Podía oír como se besaban entre ellos mientras él me penetraba cada vez más fuerte.

Fue demasiado para mí, y acabé corriéndome con un grito de placer.

Noté como se aflojaba la venda y caía de mis ojos.
Entonces los miré sonrojada y pude ver en sus caras una promesa de que este juego solo acababa de empezar.


Ella me miró juguetona mientras le quitaba el condón y empezaba a lamer su polla.
Yo me incorporé, acercándome lentamente a ellos, y miré excitada la escena.

Al darse cuenta ella me atrajo por la nuca hasta que nuestras lenguas se unieron a su pene, traviesas y húmedas.

Gemí al notar esa sensación tan maravillosa y agarré el pecho derecho de ella jugando con su pezón.
Nuestras lenguas lamían y succionaban con ansias y de vez en cuando nuestras femeninas bocas se unían.

Ella, al notar como su marido se iba a correr, me guiñó un ojo y se trago su polla.
Yo decidí jugar con sus testículos hasta que vi su cara de placer mientras se corría.

Muy excitada la miré a ella y con una mirada traviesa nos pusimos a jugar entre nosotras mientras él se recuperaba.

Ella decidió bajar besando mi abdomen hasta ponerme a cuatro y lamer mi húmedo sexo.
Yo gemía aferrada a ella, entonces noté un movimiento y vi como él se ponía tras ella y la penetraba de una sola estocada.
Ella soltó un gemido que resonó en mi entrepierna mientras yo me mojaba mas ante tal escena.

Él introduzco dos dedos en mi, moviéndolos  al ritmo de las estocadas mientras ella seguia jugando con mi clítoris.

Demasiados gemidos, calor, lujuria....no se cuanto duramos así, ni quien se corrió antes, pero al final acabamos los tres jadeando tumbados sobre la cama.


Relato y fotos de la maravillosa,
 encantadora, guapisima, y morbosa
 @OpaloBlau. #BesosConLenguas

jueves, 27 de diciembre de 2012

Nuevo apartado

Nuevo apartado

Hemos creado este apartad, por culpa de nuestras limitaciones informáticas, y para poder tener un poquito mas ordenado nuestro blog. Muchas gracias.